Cannes cumple sus primeros 70 años

By Gregorio Belinchón

Si este es un mundo difícil, el Festival de Cannes se vale por sí solo para complicarse aún más la vida. En la que será su 70ª edición, que arranca mañana con Les fantômes d’Ismaël, de Arnaud Desplechin, el certamen se ha visto involucrado, primero de forma tangencial y desde hace una semana de forma directa, en una estéril polémica. Una vez seleccionadas a concurso dos películas producidas por Netflix –o lo que es lo mismo, no se verán en cines en el resto del mundo tras su estreno en el Palacio de Festivales-, la organización de Cannes tuvo que sacar un comunicado (tras las presiones de los exhibidores franceses) anunciando que desde el año que viene filme que no tenga cerrada distribución en salas galas, filme que no podrá entrar en la competición (nada dicen de sesiones especiales, fuera de competición o de la sección Una cierta mirada). Lo cual pone en un compromiso a Pedro Almodóvar, presidente del jurado, y a sus compañeros a la hora de dictar sentencia. ¿Qué ocurre si después de ver las 19 propuestas a concurso la mejor es Okja, del coreano Bong Joon-ho -que bien pudiera ser- o The Meyerowitz Stories (New and Selected), de Noah Baumbach –no lo parece-? ¿No sería pegarse un tiro en el pie para el propio festival una Palma de Oro para Netflix tras llenarse el año pasado la boca con palabras laudatorias para otra plataforma como Amazon, que sí permite el estreno previo en salas de sus producciones?

Seguir leyendo.

Fuente:: http://cultura.elpais.com/cultura/2017/05/16/actualidad/1494954536_829527.html#?ref=rss&format=simple&link=link